Se produjo un error en este gadget.

sábado, abril 29, 2006

Consejos para comprender a los hombres

Los años y la experiencia femenina han logrado descifrar la mayoría de los secretos masculinos que tanto nos complican a la hora de entenderlos. Y es que eso de que ellos son de Marte y nosotras de Venus, es absolutamente cierto, pues hasta la manera de pensar y el léxico son diferentes.

¿Cuántas veces has hablado de este tema con tus amigas y han llegado a la misma conclusión? Y es que pareciera que ellos se comportaran bajo el mismo patrón y que éste es, sin duda, absolutamente distinto al nuestro.

De allí nuestros problemas de comunicación, los enredos en las discusiones maritales, y el conflicto de intereses que se generan en una pareja. Aprende a conocer un poco más de su lógica y, tal vez, los entiendas un poco más.

1.- La testosterona es la culpable
Así lo asegura el escritor Josh Coleman en su libro The Lazy Husband, ya que la testosterona atenuaría los sentimientos en el hombre.

2.- No le temen al compromiso
Aunque no lo creas, el compromiso no es el problema, sino que temen a equivocarse de mujer.
Ellos, al igual que nosotras, sueñan con una pareja ideal, la princesa soñada; y les asusta tomar la decisión equivocada y casarse con la bruja en vez de la princesa. Así que si huye al compromiso, es porque no está seguro que ella seas tú.

3.- Son más racionales
Eso está comprobado científicamente, pues generalmente el hemisferio izquierdo del cerebro (la lógica) es el que domina a los machos, lo que les dificulta el camino de expresar los sentimientos.
Por lo mismo, los hombres son mejores oyentes que las mujeres, porque como no saben expresar sus emociones, escuchan mejor las de los otros.

4.- Son esencialmente proveedores
Por eso es que tienden al machismo y les aproblema que la mujer gane más que ellos o que ella pague la cuenta.
Llevan el papel de protectores y proveedores grabado en su cerebro y no les gusta pasar por inútiles o carga para una mujer.
De allí que cuando están cesantes se vuelven hombres irritables e incomprendidos, pues se sienten realmente perdidos en su papel masculino.

5.- Le temen a la vejez
Por lo mismo que hablábamos anteriormente, los hombres les asusta envejecer y sufren más crisis emocionales cuando los años se les viene encima.
Eso de volverse dependientes, medios niños, menos machos (pues para ellos perder las erecciones tiene que ver con su masculinidad) y el control del mundo; los deprime y los vuelve reducidos.

6.- Les cuesta entender a las mujeres
Tal como ellos lo dicen, son muy textuales y nosotras damos muchas vueltas antes de decir algo y tratamos que ellos adivinen lo que tratamos de decir.
Por lo mismo, ellos no logran entendernos. Para ellos las cosas hay que decirlas tal cual se piensan, es decir, textualmente.
En conclusión, cuando necesites hablar con tu pareja, en tres oraciones dile todo lo que necesitas, para que lo comprenda bien.

7.- Detestan los problemas
Son esencialmente solucionadores. Por lo mismo, evitan a toda costa tener problemas con la pareja o con cualquier persona. Incluso, a la hora de discutir, son prácticos y van al problema que lo gestó tratando de encontrar una salida.
Nosotras en cambio, nos remontamos a viejos problemas y los enredamos con el actual. Así, cualquiera no entiende.

8.- Tienen intereses diferentes a nosotras
Ellos tienen una base distinta. El está orientado hacia la consecución de logros, objetivos y metas. Nosotras somos más de procesos. Por eso es que ellos si necesitan un par de zapatos, van a la tienda, piden uno y se lo llevan. No son de probarse muchos zapatos, modelos, colores y además regatear el precio. Van por la solución al problema.

9.- Son sexualmente básicos
Si fuera por ellos, tendrían sexo simple, en la misma posición y sin mucho preámbulo. Para ellos el sexo es una vía de procreación o de obtención de placer, y para eso no es necesario tanto juego ni caricias. Eso al menos creen ellos.

10.- No necesitan decir mil veces “te quiero”
Para ellos la comunicación tiene el propósito de dejar en claro, con el mínimo de palabras posible, la situación que viven.
Por eso es que ellos no ven la necesidad de decir continuamente que nos quieren o de declarar sus sentimientos, pues sienten que repiten la información. Es decir, si los sentimientos no han variado, ¿para qué volver a decirlos?

Frases celebres masculinas
“Cocinemos algo rico”: Quiere decir, “Tengo mucha hambre. ¿Por qué no preparas algo rico y hago como si te ayudo, pero en realidad miro televisión?”.

“El problema no eres tú, soy yo”: quiere decir, “El problema eres tú”.

“Simpática tu amiga”: quiere decir, “Es simpática tu amiga, además de rica”.

“Te prefiero al natural”: quiere decir, “No te pintes mucho porque pareces una callejera”.

Como siempre, espero tus aportes....

Yo, por mi parte, continúo felizmente casada con el mejor hombre del mundo!!!!

jueves, abril 13, 2006

Soltera a los 30: cuando el amor no llega

Sin duda hay una gran cantidad de mujeres que bordean la treintena y aún siguen solteras. Pero no estamos hablando de matrimonio, sino que aún no conocen a un hombre que valga la pena como para iniciar un romance. ¿Qué está pasando?

Hace algunas décadas atrás, las mujeres de treinta y tantos que no estaban emparejadas simplemente eran catalogadas como solteronas. Para todo su círculo, esa mujer ya se había quedado sola e iba a dedicarse a vestir santos.

Pero en pocos años la cosa ha cambiado, en la actualidad hay muchísimas mujeres que a esa edad aún no se casan, ya sea porque han privilegiado una carrera profesional, porque optaron por no hacerlo frente a una masiva descreencia en el vínculo sagrado o, más extraño aún, porque no ha llegado ningún hombre a su vida.

Es este el caso que más me interesa, pues las decisiones de la mujer ultra profesionalizada ya han sido más que analizadas.

¿Qué pasa con las mujeres modernas? ¿Realmente hay pocos hombres o estamos nosotras cada vez más exigentes?

Mejor sola que mal acompañada. Ese es el lema. La mujer se demuestra segura y suficiente consigo misma y espera la llegada del príncipe azul. Si no llega no importa, pero, la verdad es que está ansiosa porque lo haga. (Gracias a Dios yo lo encontré!!)

Esta mujer seguramente ha tenido más de un par de novios, con los cuales duró años, pero había algo en ellos que no la convencieron para tomar la decisión de compartir su vida y optó por huir.

A muchos hombres les complica iniciar una relación con una mujer de más de 30. Según explican los sicólogos, en uno de sus artículos, “a esta edad es probable que ellas hayan cumplido muchos de sus sueños… Pero el de conseguir pareja, conforme pasa el tiempo, se les hace cada vez mas difícil… La sociedad te impone que una mujer de 30 sin pareja es una mujer loca, conflictiva, grosera e inclusive rara”.

Y en ese sentido, muchos hombres dicen que les asustan las minas que tienen más de 30, que viven solas, que tienen auto y profesión establecida. Prefieren a una más joven que dependa de ellos material y emocionalmente, y si llegan a ser mujeres totalmente autónomas que sea gracias a ellos (si oh... cómo no)

Cuando una es adolescente se imagina haciendo todas las cosas con que sueña en pareja. El viaje a Europa con el novio, el primer departamento, con la pareja y así. Pero cuando nos vamos acercando a los treinta empezamos a armar nuestra vida unilateralmente. Ya no podemos sentarnos a esperar que ese hombre llegue, simplemente el tiempo está pasando y no se puede perder.

Así, te planificas con un magíster, un viaje por el mundo, la compra de un departamento de dos ambientes, entre muchas otras cosas. Tienes la vida tan armada sola que inconscientemente empiezas a alejar a los posibles pololos de tu vida. No me puedo comprometer con él porque me voy a estudiar a España, es una frase típica.

Lo queremos todo y pensamos que si estamos solas va a ser más rápido y fácil. Pero cuando estamos llegando a los treinta y tantos nos empezamos a desesperar por querer llenar nuestra soledad. Pero los hombres no aparecen.

Lo peor es que si te pones en campaña cada vez que ves a un tipo buenmozo, ya no le miras los ojos o la sonrisa, sino que directo a la mano izquierda. Lo más probable, por no decir todos, ya tienen sus anillo puesto hace rato.

¿Qué queremos?Un hombre que a esta edad sea soltero, culto, inteligente, sin hijos y con un trabajo estable....yiaaaaaaaaaaaaa. Simplemente, imposible. Definitivamente estamos esperando mucho de nuestro hombre, pero la verdad es que a medida que crecemos más exigentes nos ponemos, sobre todo, porque nosotras hemos logrado más cosas y esperamos conocer a un igual.

La mayoría de las mujeres solteras alegan que las casadas les dicen que son muy estrictas a la hora de aceptar a un hombre al lado, pero si estás buscando a un hombre con quien armar el proyecto más importante de la vida, lo menos es que sea el adecuado, que sea el mejor.

Espero tus aportes...